Zugaza espera aportar novedades en el Bellas Artes para el verano

El nuevo director del Museo de Bellas Artes, Miguel Zugaza, ha destacado que regresa «muy emocionado» a esta pinacoteca y ha dicho que para el próximo verano espera disponer ya de «novedades» en la programación.

NAIZ|2017/03/20 12:24
Zugaza
Miguel Zugaza, director del Bellas Artes. (Marisol RAMIREZ / ARGAZKI PRESS)

Tras 15 años de gestión al frente al Museo del Prado, Miguel Zugaza (Durango, Bizkaia, 1964) se ha incorporado esta mañana a su despacho en el Bellas Artes bilbaino, que ya dirigió entre 1996 y 2002 y en el que sucede a Javier Viar.

En declaraciones a los medios de comunicación en el propio Museo, Zugaza ha subrayado que vuelve a la dirección de la centenaria pinacoteca bilbaína con una «enorme ilusión» y «con ganas de contribuir a iniciar una nueva etapa feliz en esta institución».

«Queremos empezar muy pronto a proponer cosas nuevas y antes del verano seguro que surgen oportunidades para novedades dentro del programa del Museo», ha resaltado.

Ha remarcado que el Bellas Artes, que abrió sus puertas en 1914, es «un museo extraordinario por sus colecciones, por su historia, y por su vínculo con las instituciones públicas y con la sociedad civil», lo que lo hace «modélico».

Zugaza ha explicado que en esta nueva etapa quiere abrir una «reflexión», con ayuda de los Amigos del Museo, artistas locales y los demás agentes culturales.

Ha señalado que el Bellas Artes es un Museo local que vive en un «escenario global» y no puede funcionar «aislado de otras instituciones relevantes para la ciudad como el Guggenheim, la Sala Rekalde, la Alhóndiga, BilbaoArte o, a nivel de la Comunidad Autónoma, museos como el Artium o San Telmo».

Sobre si uno de los objetivos será aumentar las cifras de asistencia en el Bellas Artes, que el pasado año tuvo cerca de 270.000 visitantes, Zugaza ha dicho que «es un error» juzgar los museos por las audiencias.

Ha añadido que «cualquier museo cumple misiones muy relevantes desde el punto de vista de conservación y educación que no son mensurables cuantitativamente» y que, aunque es cierto que no hay que «renunciar a que el Museo amplíe su relación» con la sociedad, hay que «quitarse esa especie de presión en torno a las audiencias» porque, a su juicio, «no es el indicador principal para medir el éxito o fracaso de un museo».

Sobre la petición que hicieron trece asociaciones y organizaciones profesionales de las artes plásticas del Estado españo y 437 particulares para revocar el nombramiento de Zugaza y sacar la plaza a concurso público, el nuevo director del Bellas Artes ha dicho que respeta «muchísimo todas las opiniones».

«No creo que las criticas eran hacia mí. He participado en muchos procesos de este tipo y nunca se sabe cuál es el mejor procedimiento», ha añadido.