LAB critica que a Metro Bilbao le parezca «normal» el traslado de los UltraSur en el suburbano

Metro Bilbao defiende que el traslado en marzo de un grupo de más de 50 aficionados de UltraSur desde la estación de Deustu a la de Ariz «no puso en riesgo la integridad ni de la clientela ni del personal» del suburbano, añadiendo que la decisión adoptada por la Ertzaintza «colaboró, en cambio, a evitar posibles altercados en un traslado realizado por otros medios». La sección sindical de LAB estima que esta respuesta «carece del análisis y crítica necesarias para que estas situaciones no se vuelvan a producir».

@goikodeustu|BILBO|2017/04/20 13:10|Iruzkin 1
Ultras
Aficionados ultras del Real Madrid, por las calles de Basauri.

Metro Bilbao considera «normal» que la Policía autonómica optara el 18 de marzo de 2017 por trasladar en los vagones del suburbano a un grupo de aficionados ultras del Real Madrid a los que se impidió el acceso al campo de San Mames. Es más, entiende que ese viaje del medio centenar de UltraSur hasta la estación de Ariz, en Basauri, se enmarca «dentro de los acuerdos de colaboración y apoyo firmador con la Ertzaintza y con las Policías Locales».

Todo comenzó, así se recoge en un informe remitido a la sección sindical de LAB, a raíz de que se detectara a las 15.11 de aquel sábado la presencia de los ultras en la estación de Deustu, a donde habían llegado desde Ariz. Unos minutos después, los mandos policiales propusieron llevarles de nuevo a la estación de Deustu para que viajaran hasta Basauri custodiados por agentes de la Brigada Móvil. Cerca de dos horas después, a través de una nueva llamada, se informó al suburbano que iban hacia la citada terminal. En la calle, un importante operativo policial los vigilaba ante el estupor del vecindario, alarmado por la identidad de los aficionados del Real Madrid.

Ahora, estos viajeros sí disponían de billete y, según la dirección, no provocaron ningún incidente en el viaje.

A la hora de analizar lo sucedido, Metro Bilbao manifiesta que «en todo momento se cumplió con lo acordado y se llevó controlado al grupo para garantizar la seguridad». «En el viaje que hicieron solos, debido a su indumentaria y comportamiento, no se sospechó por parte de nuestro personal y del servicio de vigilancia que se tratara de un grupo de aficionados radicales. Para comprobar por dónde habían entrada y salido, después del aviso de la Ertzaintza, fue preciso revisar imágenes de la videovigilancia», explican desde la dirección en respuesta a la pregunta de LAB.

«Sorpresa»

A la sección sindical de LAB le sorprende la naturalidad con que la dirección de Metro Bilbao asume que la Policía autonómica optara por trasladar a los ultras en ese transporte público y más que no informase de los hechos al comité de empresa. «Un grupo de más de 50 personas vestidas de negro viajando juntas en metro es considerado algo normal», inciden, al igual que el hecho de que portasen banderas españolas e hiciesen ostentación de las mismas.

Critican que no se cuestione la decisión adoptada por la Ertzaintza y también que no se considere a los UltraSur unas personas peligrosas. «Que la Policía desplace a grupos violentos en metro es más efectivo y seguro que hacerlo en sus propias furgonetas», se preguntan con ironía, al tiempo que no les parece normal que esa comitiva de agentes de la Brigada Móvil y ultras viajasen un sábado a primera hora de la tarde en este medio de transporte.