Alfonso Gil, edil de Movilidad: «No queremos que la gente venga a Bilbao en vehículo privado»

El Ayuntamiento de Bilbo implantará el próximo 30 de junio en un 87% de sus calles una velocidad máxima de tráfico de 30 kilómetros por hora y dejará el resto de las vías urbanas a 50 km/h como tope. El plan de Movilidad no recoge la implantación de un peaje de acceso de los coches a la ciudad, una medida que causó una polémica entre PNV y PSE hace un año cuando se planteó.

NAIZ|05/06/2018 14:57|0 comentarios
Alfonsogil
Alfonso Gil, concejal responsable del área de Movilidad, en la presentación de la campaña. (Bilboko Udala)

EH Bildu ha valorado el plan de Movilidad como un «instrumento necesario», pero pide una apuesta más clara por herramientas como el billete único

La reducción del tráfico a 30 km/ en la mayoría de las calles es una de las principales medidas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) 2015-2030 de Bilbo, presentado este mediodía por el concejal del PSE Alfonso Gil en una rueda de prensa después de casi tres años de trabajo.

Gil ha destacado que este plan sitúa al peatón como «elemento fundamental» y persigue que los ciudadanos se desplacen por la ciudad andando, en bici o en transporte público, con la idea de ponérselo difícil a los coches: «No queremos que la gente venga a Bilbao en vehículo privado».

El plan no recoge la implantación de un peaje de acceso de los coches a la ciudad, una hipotética medida que provocó desavenencias entre PNV y PSE hace un año cuando se planteó la opción, aunque prevé el estudio de un «sistema de control» de entrada a la capital vizcaina en caso de que empeore la calidad del aire. «No se descarta la medida pero hoy no estamos en ese escenario, dado que la calidad del aire en Bilbao es buena o muy buena», ha añadido Gil.

Como primera medida de calmado de tráfico y para la mejora de la salud de la población, el consistorio implantará a partir del próximo 30 de junio la velocidad máxima de 30 km/h en el 87% de las calles. Solo en 75 de las 577 vías de la ciudad se permitirá circular a un máximo de 50 km/h. «Y se va a controlar», ha advertido el responsable de Movilidad.

Como otra de las medidas para reducir la entrada de vehículos privados a la ciudad, el Ayuntamiento quiere acordar planes específicos de movilidad con empresas de más de 50 trabajadores.

El consistorio quiere potenciar los desplazamientos en bicicleta. «Los ciclistas tienen que conquistar la calzada, no la acera, por donde está prohibido circular», ha destacado Gil.

En su impulso a los desplazamientos peatonales, el Ayuntamiento reducirá los tiempos de espera para los peatones en los semáforos.

También se quieren rebajar los tiempos de viaje en el servicios de Bilbobus aumentando la velocidad comercial de los autobuses, que actualmente no llega a los 10 km/h de media.

En materia de descarga, el Ayuntamiento instalará cámaras en el Casco Viejo para tener un mayor control y revisará el plan implantado en esta zona dado que no contenta a nadie, ni a vecinos, comerciantes ni repartidores.