Un paseo-mirador sobre Bilbo en la carretera de Artxanda

La carretera que recorre el monte Artxanda será transformada en un paseo-mirador sobre Bilbo, desde el que se podrá contemplar «de forma amable y segura» la capital vizcaina y su entorno metropolitano, según el proyecto anunciado por el Ayuntamiento y la Diputación de Bizkaia.

NAIZ|2018/07/12 13:56
Captura_de_pantalla_2018-07-12_a_las_13
Imanol Pradales y Ricardo Barkala durante la presentación del paseo-mirador de Artxanda. (Bilboko Udala)

El Ayuntamiento de Bilbo y la Diputación de Bizkaia han acordado un cambio de titularidad en varios tramos de carreteras forales para generar itinerarios peatonales, seguros y accesibles en un ámbito de actuación de 8,5 kilómetros dentro del término municipal de Bilbo, con una inversión total de 6,5 millones de euros.

De esa cifra, 3 millones se emplearán en las obras en Artxanda, un monte que tradicionalmente ha sido una de las principales zonas de esparcimiento de Bilbao y que en los últimos años ha perdido actividad, por lo que el Ayuntamiento pretende revitalizar el área.

Con unos trabajos que se iniciarán este año y concluirán en 2019, el consistorio y la Diputación vizcaina van a convertir la carretera que recorre Artxanda en un paseo-mirador sobre la ciudad para «contemplar en un ambiente amable y seguro la propia villa, el valle de Asua, el Txorierri, la desembocadura del Abra y todo su entorno», han destacado ambas instituciones.

Se actuará en un ámbito de 5,6 kilómetros de paseo, con un proyecto que incluirá la construcción de tres nuevas rotondas (Nogaro, Trueba y Alto de Santo Domingo) para mejorar el tráfico rodado.

Además de la intervención en Artxanda, el convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación prevé una conexión peatonal entre los barrios de Santutxu y Miribilla a través de Miraflores, lo que facilitará la movilidad de los vecinos entre el Casco Viejo, Atxuri, Santutxu, Bolueta y Miribilla a través de recorridos urbanos "accesibles y seguros". Las obras se realizarán entre 2018 y 2019.

Otra actuación se llevará a cabo en Zabalbide, donde se mejorará el tránsito peatonal y la calzada entre los número 106 y 112, en el barrio de Uribarri, gracias a la transformación de este tramo en una calle.

Según el convenio, el Ayuntamiento de Bilbo asumirá también la titularidad del túnel Carmelo Bernaola, en Ibarrekolanda.