Comienza el juicio contra los tres menores acusados del crimen de dos ancianos en Otxarkoaga

El juicio contra los tres menores acusados de la muerte de una pareja de ancianos en el barrio de Otxarkoaga en enero ha comenzado este jueves. La Fiscalía pide seis años de internamiento para los dos jóvenes de 14 años, acusados de ser los autores de las muertes, y 8 años, para el de 16 años, como instigador de los hechos.

NAIZ|2018/09/13 11:16

El juicio se celebra a puerta cerrada ya que los tres acusados son menores, pero fuera de los juzgados se han congregado numerosos medios

A la salida de un coche en el que trasladaban a los acusados, los familiares se han acercado a saludar y han arremetido contra los medios que recogían imágenes

La primera sesión de las cinco previstas ha comenzado con la declaración de los tres menores de edad, dos de los cuales tenían 14 años cuando hace nueve meses ocurrieron los hechos y que se enfrentan a una pena de seis años de internamiento en un centro cerrado como autores materiales del doble crimen, y un tercer acusado de 16 años, para quién la Fiscalía ha solicitado una pena de 8 años de internamiento, según EITB, como instigador de los hechos.

Los acusados han llegado a los juzgados de Bilbo alrededor de las 10.00 de la mañana a bordo de tres vehículos camuflados, dos de ellos con las lunas tintadas. Muchos medios de comuninación se han congregado a las puertes de los juzgados de menores a pesar de que el juicio es a puerta cerrada ya que los acusados son menores.

Dos horas más tarde, los vehículos han abandonado la sede judicial entre los gritos y palabras de ánimo de algunos familiares concentrados en la entrada, que han arremetido contra los medios de comunicación que se encontraban en el lugar.

Está previsto que este viernes declaren los ertzainas encargados de la investigación y, a lo largo de los próximos días, se sucederán los testimonios de testigos y forenses.

El crimen ocurrió el 18 de enero y se conoció después de que familiares hallaran los cadáveres de un matrimonio de ancianos con signos de violencia en una vivienda del número 16 de la calle Zizeruena del barrio bilbaino de Otxarkoaga.

El suceso tuvo una gran repercusión y también generó una controversia política en Bilbo y Bizkaia sobre la seguridad ciudadana y el trato a los menores tutelados en algún momento por la Diputación, como era el caso de algunos de los implicados.