El Casco Viejo de Bilbo nombra al ‘Rey de las Gildas’ y al ‘Maestro de los Grillos’

El Casco Viejo de Bilbo ya cuenta con el ‘Rey de las Gildas’ y con el ‘Maestro de los Grillos’. El bar Negresco y la Taberna Iturriza, ambos en la Plaza Nueva, se han hecho con la txapela que les acredita como campeones del quinto concurso de gildas y el primero de grillos, respectivamente.

NAIZ|2018/10/31 15:35
Premios
Los ganadores de los premios ‘Rey de las Gildas’ y ‘Maestro de los Grillos’.

Ambos concursos se han celebrado a lo largo del mes de octubre con la participación de 32 establecimientos hosteleros del corazón histórico de Bilbo.

El quinto concurso de Gildas ha consagrado al bar Negresco, de la Plaza Nueva 10, que ha logrado su segunda txapela en este campeonato, tras la conseguida en 2014. Por su parte, el primer Concurso de Grillos del Casco Viejo ha sido para Iturriza Taberna, a pesar de ser un local muy joven –abierto el pasado mayo- también en la Plaza Nueva. Al mismo tiempo, este concurso gastronómico pone de relieve la calidad con la que han trabajado los cocineros del Casco Viejo ante un pintxo, en teoría muy sencillo, compuesto por patata cocida, lechuga y cebolla, pero con gran variedad de recetas, en la práctica.

La Asociación de Comerciantes del Casco Viejo, organizadora del doble certamen, ha entregado esta mañana los diferentes premios. Así, la Cervecería Casco Viejo, de la Plaza Unamuno 2-3, ha logrado el segundo premio de este quinto concurso de gildas, mientras que Beltza Taberna, en Barrenkale 13, ha conquistado el premio de la votación popular.

Por su parte, el Café Lago, de la calle Correo 13, ha obtenido el segundo premio en el concurso de Grillos, mientras que el premio popular ha recaído en el bar Sarkue, de la calle Tendería 9.

El jurado, tanto el especializado como los clientes, ha tenido que evaluar los pintxos y poner nota al sabor, la presentación y el ‘bizigarri’ en el caso de las gildas, y al sabor, la presentación y la sazón, en el caso de los grillos. Según los miembros del jurado «la excelente calidad de las recetas ha sido la nota dominante en ambos concursos».