Aitziber Ibaibarriaga
Portavoz de EH Bildu en Bilbo

Aitziber Ibaibarriaga se retira de la primera linea de la política tras ocho años en el Ayuntamiento de Bilbo y ser candidata a la alcaldía de la villa por EH Bildu. La situación actual de la ciudad, los presupuestos de 2019 o los grandes eventos han sido algunas de las cuestiones que ha valorado en una entrevista que también tiene un punto más personal.

«El PNV está obsesionado con los eventos, mirando más para fuera que a lo que pide la ciudadanía»
Asier Robles|2019/01/10 09:35
Loading player...

El alcalde Aburto está solo, las personas claves de su equipo cuando llegó aquí se han marchado, porque es imposible trabajar dentro de ese equipo

Las relaciones del Gobierno municipal con los grupos de la oposición, los movimientos sociales y otros colectivos, pasan por sus peores momentos

Nos hemos encontrado con un equipo de Gobierno que solo mira a sus intereses, y deja de lado a todo el mundo

La aportación de EH Bildu ha sido fundamental en la memoria histórica y en la participación ciudadana, con el turno popular en los plenos y los presupuestos participativos, que fueron propuestas de nuestro grupo

La transformación de la ciudad que sale en las revistas, no llega al conjunto de la ciudad ni al conjunto de las personas como se evidenció en el incendio de la Landa en Zorrotza

El PNV está mirando más para fuera de Bilbao que hacia lo que los ciudadanos y ciudadanas estamos solicitando. Está obsesionado con el tema de los grandes eventos

No ser cargo público no quita que no vaya a seguir en el ámbito de la política en otros espacios. Creo que lo personal es político, y seguiré vinculada a EH Bildu y a la política

¿Cómo ve la situación general de Bilbo en la actualidad?

Nosotros creemos que a día de hoy hay una cuestión que nadie la pone en duda, y es que en Bilbao vivimos una brecha tanto social como urbanística, que lejos de reducirse se está incrementando. Esto es algo que en EH Bildu llevamos poniendo sobre la mesa durante años. Se ha estado negando, pero yo creo que ya nadie cuestiona esa brecha.

El exponente más grave lo vivimos hace dos años con el incendio de La Landa, en Zorrotza, donde fallecieron cuatro personas y se evidenció que esa transformación que sale en las revistas, no llega al conjunto de la ciudad ni al conjunto de las personas.

¿Cómo valora la última legislatura por parte del equipo de Gobierno?

Desde EH Bildu, como líder de la oposición, ya dijimos que íbamos a ser una oposición exigente y combativa, pero también constructiva. Pero nos hemos encontrado con un equipo de Gobierno que solo mira a sus intereses, y deja de lado a todo el mundo. Creemos que en este momento el alcalde Aburto está solo, las personas claves de su equipo cuando llegó aquí se han marchado, porque es imposible trabajar dentro de ese equipo.

Por otro lado, las relaciones del Gobierno municipal con los grupos de la oposición, los movimientos sociales y otros colectivos, pasan por sus peores momentos.

Hace poco se acaban de aprobar los presupuestos municipales para 2019, únicamente con el apoyo del equipo de Gobierno (PNV-PSE). ¿Qué le parecen estos presupuestos?

Son unos presupuestos evidentemente continuistas, en los que no han conseguido sumar a nadie ni nada. Los presupuestos finales son prácticamente los mismos que presentaron en octubre. Además, de las cientos de propuestas que desde la oposición o incluso por parte de los movimientos sociales se han puesto sobre la mesa, se han rechazado el 99%. Con esto, se evidencia que esa es la forma de trabajar que tienen.

Incluso en el plazo de alegaciones se presentaron más propuestas que nunca, y todas se rechazaron, entre ellas dos que son fundamentales para nosotros: la de la casa de las mujeres, propuesta por el movimiento feminista; y el tema de las trabajadoras de la atención domiciliaria. Esto evidencia que a este Ayuntamiento, las mujeres de Bilbo le importamos un pimiento.

En caso de haber sido alcaldesa, ¿cuáles hubiesen sido sus prioridades?

La prioridad de EH Bildu, es garantizar todos los derechos para todas las personas de esta ciudad. Desde luego, la práctica de esa idea hubiese sido una de nuestras prioridades.

A pesar de todo, creemos que la aportación de EH Bildu ha sido fundamental como grupo principal de la oposición, sobre todo en dos cuestiones. Por un lado, en el tema de la memoria histórica, donde los únicos avances que se han dado en este Ayuntamiento han sido gracias a las propuestas de EH Bildu, como algunos cambios de calles o la retirada de medallas a franquistas. Y por otro lado, en la participación ciudadana, donde los únicos avances que se han dado en el ámbito de la participación en Bilbao, como el turno popular en los plenos y el presupuesto participativo, fueron propuesta de nuestro grupo.

¿Cree que hay una brecha entre los barrios y el centro de Bilbo?

Por supuesto, a día de hoy todas las personas que vivimos en los barrios lo podemos ver. Esa brecha no se ve solo desde el punto de vista de las inversiones, sino también en la puesta en marcha de servicios, o incluso la propia limpieza, donde se ve una diferencia abismal entre el centro de la ciudad y los barrios. Estamos a las puertas de un nuevo Plan General, y ahora se ha visto que desde el plan de 1995, el desarrollo ha sido prácticamente en el centro de la ciudad, y ese desarrollo urbanístico no ha llegado a los barrios. Las cosas que realmente benefician a los vecinos en nuestros barrios y garantizan la calidad de vida de los mismos no se han desarrollado.

¿Qué opina del plan de Zorrotzaurre?

Siempre hemos dicho que Zorrotzaurre era una zona que necesitaba una transformación urbanística y social. Pero no estamos de acuerdo con el modelo de transformación por el que se ha optado. Esa transformación se hará en torno a la especulación urbanística. Desde luego nosotros hubiésemos apostado por otro modelo más sostenible.

Creemos que lo que la crisis del 2008 puso sobre la mesa era que había que transitar hacia otro modelo de desarrollo. Sin embargo, han decidido tirar hacia adelante con ese modelo especulativo, y vemos que están teniendo problemas para sacarlo adelante, porque evidentemente, los números de hace 20 años cuando se elaboró este plan, a día de hoy no dan. Al final, quienes están sufriendo las consecuencias son las vecinas y vecinos que viven sobre todo en la Ribera de Deustu, que ven como han estado totalmente abandonados desde hace décadas.

Los premios MTV, el BBK Live, las finales europeas de rugby, los Red Bull Cliff Diving... ¿qué opina de estos grandes eventos de los últimos años?

Creemos que se han convertido en una obsesión para el equipo de Gobierno. En estos momentos el PNV está mirando más para fuera de Bilbao que hacia lo que los ciudadanos y ciudadanas estamos solicitando. En el año 2018 se ha evidenciado que en Bilbao tenemos una masa crítica muy importante, como se vio en las movilizaciones del 8 de marzo o en las de los pensionistas. Y sin embargo, el PNV está obsesionado con el tema de los grandes eventos.

Pero nosotros percibimos que la ciudadanía está observando la cara B de estos eventos, y que no es oro todo lo que reluce. Este modelo tiene consecuencias, como el trabajo precario o la inmensa cantidad de dinero que supone la celebración de estos eventos. Por eso, siempre ponemos sobre la mesa que la gestión de estos eventos se haga de manera transparente. Lo que no puede ser es que la MTV llene los hoteles de Bilbao, y que las trabajadoras de limpieza de estos hoteles estén en una situación precaria.

Lleva ocho años en el Ayuntamiento de Bilbo. ¿Qué valoración personal hace de estos años?

Han sido muy intensos. En ocho años hemos conocido a tres alcaldes, y eso también supone ir adaptándose un poco a las diferentes realidades.

En el ámbito personal, ha sido una experiencia muy enriquecedora, que te da pie a conocer cada uno de los rincones de la ciudad y a muchísimas personas. Aunque desde luego, nosotros aspiramos a gobernar y sobre todo a poder construir una alternativa a este PNV que lleva cuarenta años gobernando. Esa espinita queda ahí, pero dejamos un buen relevo.

¿Ha podido conciliar la vida política con la personal?

Eso a todo el mundo le cuesta. Además, las mujeres tenemos otras dificultades y hay que tomar medidas al respecto. Cuando yo estuve embarazada, fue la primera vez que en este pleno municipal se aceptó el voto delegado. Hasta ese momento no había sido posible y nos lo tuvimos que pelear, porque inicialmente el equipo de Gobierno no estaba por la labor.

Jone Goirizelaia le releva como candidata de EH Bildu a la alcaldía de Bilbo. ¿Cuál va a ser su futuro a partir de ahora?

Yo soy arquitecta, pero he pasado los últimos ocho años aquí, y como en EH Bildu no existen las puertas giratorias como lo vemos día a día en el PNV, yo en principio me voy al paro. Ya estoy preparándome sobre todo en el ámbito de las oposiciones. Pero siempre desde la preparación y no desde el enchufismo o las puertas giratorias como hacen otros partidos.

¿Esto significa que deja la política?

No, no ser cargo público no quita que no vaya a seguir en el ámbito de la política en otros espacios. Yo voy a seguir siendo una militante de base más de EH Bildu y desde luego toda la ayuda que me pidan la tendrán. Yo creo que lo personal es político, y seguiré vinculada a EH Bildu y a la política.