Iker Ardura: «Intenté razonar con ellos, pero solo recibí amenazas»

El joven aficionado del Athletic Iker Ardura vivió un momento de asombro cuando en el descanso del partido del Athletic ante el Villarreal, agentes de seguridad se llevaron su bandera rojiblanca con la A y la C solapadas, alegando que se trataba de simbología «casi anarquista».

@asierrobles|2019/01/22 12:29
Captura_de_pantalla_2019-01-22_a_las_12.29.05
Iker Ardura posando con la bandera en el campo del Villarreal. (Vía twitter @ikerardura ).

Iker Ardura, joven bilbaino de 20 años, acudió el pasado domingo, 20 de enero, al estadio de la Cerámica para ver el partido del Athletic contra el Villarreal junto a unos amigos y el resto de la afición rojiblanca. Tras entrar al campo después de ser cacheados por el personal de seguridad, Ardura colocó su bandera en «una especie de cristalera» junto al resto de insignias.

La primera parte transcurrió con normalidad. Fue en el descanso, cuando según relata Ardura, vio como dos trabajadores de Prosegur bajaron y «directamente» retiraron la bandera «sin preguntar ni decir nada». El joven de 20 años, al verlo, se acercó a ellos para ver que pasaba. «Les pregunté a ver porque estaban retirando la bandera, y me contestaron que era orden de la Policía Nacional». Los agentes de Prosegur entregaron la bandera a los policías, Ardura fue «a pedir explicaciones» a estos, y le respondieron que habían retirado la bandera «porque el anagrama se asemejaba mucho al anagrama anarquista».

Ardura, «sorprendido» por la situación, intentó «razonar» con ellos, explicándoles que ese anagrama era del Athletic, pero solo recibió amenazas. «Me dijeron que diera las gracias por no haberme multado con 3.000 euros y que si me portaba bien y no me alteraba, no me iban a multar», recuerda el joven que tras acabar de ver el partido en el campo, denunció por twitter lo sucedido.

Según cuenta Ardura, había llevado esa bandera otras veces a diferentes campos y nunca le había sucedido nada. Sin embargo, si que se queja del trato que suelen recibir los aficionados del Athletic cuando el equipo juega fuera: «por experiencia personal puedo decir que nos hacen unos controles y cacheos, en mi opinión, bastante excesivos. Entiendo que estén haciendo su trabajo, pero me parece exagerado. Dudo mucho que al resto de aficiones se les trate como ha nosotros en muchos campos».

Ardura, por su parte, emitió el lunes un correo al email de contacto del club para «contarles lo que sucedió» para ver si «había alguna manera de denunciar los hechos».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK