El bar Sorginzulo gana el concurso de pintxos Idiazabal del Casco Viejo

Un talo crujiente de maíz y membrillo, relleno de una mousse de queso Idiazabal de pastor y crujiente de pistacho, con forma de cresta 'punki' y colocado sobre una calavera, elaborado en el bar Sorgintzulo de Bilbao, es el pincho ganador del VI Concurso de Pintxos de Queso Idiazabal de Pastor del Casco Viejo de Bilbo.

NAIZ|2019/06/28
Captura_de_pantalla_2019-06-28_a_las_8.43.00
Talo de mousse de queso en forma de cresta punki ganador del concurso de pintxos.

El jurado, que decidió premiar al pincho del Sorginzulo en las dos categorías del concurso -Zazpikaleak y Creatividad-, ha destacado el «poderoso» sabor a Idiazabal de la composición, además de la «originalidad» tanto en los ingredientes como en la manera de presentarlo. Iñaki Lazkano y Matías Varanini, los cocineros del Sorginzulo, fueron construyendo el pincho poco a poco, hasta dar con el que han denominado ‘Talogaztapunk’.

«Tiene mucho trabajo detrás; hacemos el talo con harina de Maruri y lo pasamos también por la sartén para darle un toque crujiente; luego la mousse, con un 70% de Idiazabal, y además el crujiente de pistacho y cuñitas de queso para hacer la cresta», ha explicado Lazkano. Además, Varanini ideó los soportes metálicos, construidos en 3D y en exclusiva para este pincho.

El bar Sorginzulo, que el año pasado recibió el premio al ‘Mejor bar de pintxos de Euskal Herria’, ha ganado por segunda vez este concurso -la anterior fue en 2014-, además de obtener, el año pasado, el premio popular.

la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Bilbo, organizadora del certamen gastronómico, también ha entregado el premio de la votación popular, establecido por los clientes que han votado en los diferentes bares, y que ha ido a parar al Café Lago, por un chipirón con queso Idiazabal. El concurso, en el que han participado 23 locales hosteleros del Casco Viejo, se ha celebrado entre el 11 y el 23 de junio.