A prueba la seguridad de la nueva Termibus

El Consistorio bilbaino llevará a cabo los próximos jueves y viernes sendos simulacros de incendio en la nueva estación intermodal de Garellano para poner a prueba los sistemas de seguridad y de extracción de humos de la terminal, que es subterránea.

NAIZ|2019/10/08 15:14
Termibus
Tras la construcción de la estación soterrada, ahora se levanta una residencia. (Monika DEL VALLE | FOKU)

Ante la puesta en marcha en las próximas semanas de la nueva terminal, según ha explicado el Ayuntamiento, es necesario llevar a cabo diversas pruebas de seguridad, entre ellas la capacidad de respuesta de la infraestructura en caso de incendio.

Para ello, se someterá al nuevo equipamiento a sendos simulacros de incendio esta semana, los días 10 y 11 de octubre, en horario de 19.00 a 23.00. El objetivo de los test es poner a prueba los sistemas de seguridad y extracción humos y comprobar que el tiempo que la estación tarda en cargase de humo durante un gran incendio es suficiente para desarrollar al completo el plan de evacuación.

De esta forma, con la estación vacía, se expulsará humo en tres puntos diferentes, en concreto en la zona de dársenas de los autobuses en la planta -2, en las áreas de espera de los pasajeros en la planta -2, y en la zona donde se regula el tráfico de autobuses en la planta -4.

Aviso al vecindario

Las pruebas se realizarán con humo seco e inocuo para la salud, que no mancha ni huele, pero su expulsión por las salidas de la propia estación puede generar expectación en el entorno. Por ello, el Consistorio quiere trasmitir tranquilidad a los vecinos de Basurto y del resto de la villa, pues el humo que envolverá la infraestructura durante ambos días forma parte de la normalidad.

La estación intermodal soterrada permitirá eliminar los autobuses de la superficie y de la calle Luis Briñas, que pasará a albergar solo tráfico local. Además, la infraestructura contará con unos accesos optimizados a través de la calle Gurtubay, minimizando las afecciones circulatorias en el entorno.

Además, este equipamiento permitirá liberar 7.500 metros cuadrados de superficie que se destinarán a una plaza. Un espacio a sumar a la recuperación en el entorno a través de la actuación en el ‘corazón de barrio’ de Basurto, desde Sabino Arana hasta el barrio de Irala.