Una bañera llena de dinero para denunciar la subida de salarios a ediles y los recortes en Barakaldo

Berri Otxoak ha instalado ante el Ayuntamiento de Barakaldo varios paneles y una bañera llena de billetes para denunciar el incremento de los salarios de los ediles del consistorio mientras aplican recortes sociales.

NAIZ|2020/01/13
Captura_de_pantalla_2020-01-13_a_las_14.35.59
Protesta de Berri Otxoak contra la subida de sueldo de los ediles del Ayuntamiento de Barakaldo.

Activistas de Berri Otxoak, plataforma contra la exclusión socia, han instalado una bañera llena de billetes en mitad de la plaza del Ayuntamiento para denunciar que la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo (PNV) y su socio, Alfredo Retortillo (PSE) se han incrementado sus salarios y las cotizaciones.

El colectivo ha exigido de esta manera la «inmediata rectificación de la escandalosa subida de salarios políticos» incluida en los presupuestos de Barakaldo. «Sólo en el caso de la alcaldesa, el coste para las arcas municipales se ha incrementado este año en 3.700 euros, un 4,2%, con lo que alcanza la cifra de 92.184,21 euros, de los que 76.387,99 son salario base y 15.796,22 cuota de Seguridad Social. Son 7.700 euros al mes lo que en estos momentos cuesta la alcaldesa a todos los vecinos de Barakaldo», ha explicado.

El aumento salarial aprobado por el PNV y el PSE también beneficia a 13 asesores políticos y a los 26 concejales restantes. «En conjunto, la decisión del Gobierno local dispara a más de 2,5 millones de euros el coste entre coste de retribuciones, seguro, dietas y gastos de locomoción» ha denunciado Berri-Otxoak.

«Todo esto mientras mantienen los recortes sociales de años pasados y aplican nuevos, incluso en el capítulo para enterrar a personas pobres, que se reduce en un 25% y queda en unos vergonzosos 6.000 euros», ha subrayado la plataforma.

Por otro lado Berri-Otxoak ha destacado que los nuevos presupuestos «mantienen congelado en 960.000 euros el presupuesto para ayudas sociales, a pesar de que la cantidad de dinero es tan insuficiente que llevan agotadas desde octubre: al menos cuatro meses al año pasan sin dinero para las familias sin recursos».

Según ha detallado la plataforma, las cuentas que el PNV y los socialistas han acordado suponen también recorte del 80% en el presupuesto de estancias en residencias, un bajón del 18% las acciones de solidaridad o de un 1,2% del dinero para afectados de emergencia social.

«Son los presupuestos de la vergüenza, presupuestos en los que PNV y PSE, en su negocio de reparto de dinero, enchufes y privilegios, llegan incluso a reducir un 17,5% el presupuesto del departamento de Acción Social, que pasa de 11,9 a 9,8 millones de euros, mientras se sacan de la manga, para hacer lo mismo, un nuevo área de Empleo, Cohesión Social y Gestión de la Diversidad para así poder liberar a otro concejal más y pagarle un sueldo de 50.000 euros al año más Seguridad Social», ha concluido Berri Otxoak.

La semana pasada la policía desalojó el pleno de Barakaldo en el que se aprobaron los presupuestos por una protesta contra el incremento del 4,2% del suelo de los concejales.