Cerrar el círculo sobre Llorente para centrarse en el Levante

La marcha de Llorente tras rechazar la renovación generó una convulsión tremenda en los cimientos del club y ocho años después sigue creando división. El Athletic, que recibe el domingo al Levante con urgencias clasificatorias, necesita centrarse en el plano deportivo para superar cuanto antes la crisis desatada la semana pasada a nivel institucional.

Manex ALTUNA|2020/10/13
Llorente_jaltzo
Llorente tras marcar el gol ante el Sporting de Lisboa que metió al Athletic en la final de la Europa League. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

En agosto de 2012, el día en el que se hizo público el rechazo de Fernando Llorente a renovar con el Athletic, Josu Urrutia aseguró que era «un fracaso institucional» y «un golpe en la línea de flotación» del club. Tras dejar claro que no contemplaba su venta aunque fuera un negocio ruinoso, reivindicaba que el Athletic es «una utopía convertida en realidad» al «jugar con lo nuestro».

El entonces presidente rojiblanco admitía la decepción que supuso la decisión de Llorente al ser un jugador que estuvo 17 años en el club y añadía que si el caso del delantero «se convierte en una dinámica recurrente por otros jugadores, estaremos en peligro».

Unos meses antes de abandonar el cargo de presidente -en noviembre de 2018-, Urrutia ofreció una conferencia en la UPV en la que dejó claro que no contemplaba un regreso de Llorente y reiteraba sus postulados basados en «una claridad conceptual, un comportamiento coherente y gestionar la incertidumbre y resistir», además de «apostar por lo nuestro y por los nuestros sabiendo que estos, muy probablemente, no son los mejores en lo técnico, pero con el convencimiento de que con la incorporación de unos valores irrenunciables y unos obligados intangibles, la balanza se equilibra».

La salida del club de Llorente generó una gran convulsión y la división se mantiene como quedó patente en los acontecimientos de la semana pasada. A la Junta de Elizegi le ha vuelto a estallar este asunto por enviar mensajes contradictorios como club. Y es que la figura de Llorente sigue despertando posicionamientos totalmente opuestos y se corrobora al atender las impresiones de distintos ex presidentes.

José María Arrate -presidente del Athletic desde 1994 hasta 2001- ha sido contundente al señalar en distintos medios que no apoya la contratación del delantero, mientras otros como Fernando Lamikiz -de 2004 a 2006- y José Julián Lertxundi -entre 1990 y 1994- han admitido sus dudas.

El único que se ha mostrado abiertamente partidario de su fichaje es Fernando García Macua -presidente desde 2007 a 2011-, que anoche en Telebilbao responsabilizó a Urrutia de la no renovación de Llorente, asegurando que antes de abandonar la presidencia tenía un pre acuerdo con el delantero para renovar.

Por su parte, el entrenador Javier Clemente dio a conocer su punto de vista en una entrevista en Onda Vasca la semana pasada diciendo que hubiera fichado al delantero desde la época en la que estuvo cedido en el Sevilla y acusó a Urrutia de «jugar sucio» con Llorente al revelar la propuesta de 4,5 millones netos por temporada.

El grupo de compromisarios Athleticen Alde Bustiko Gara también ha emitido un comunicado en el que critica la actuación de los máximos responsables del club en este tema y pide la dimisión de Elizegi.

Estímulo para el equipo en 2013 y 2019

La negativa de Llorente a renovar con el Athletic afectó al devenir del equipo en la temporada 2012/13, aunque no fue la única causa de una campaña que comenzó con la polémica sobre las obras de Lezama y las desavenencias con Bielsa, la marcha de Javi Martínez al Bayern y la fallida negociación con Amorebieta. Fue un curso en el que el conjunto rojiblanco pagó caro el éxito del primer año con el argentino con las finales de Copa y Europa League. Lo único positivo fue el debut de Laporte y el regreso de Aduriz.

Al año siguiente y sin Llorente en la plantilla, Urrutia rehizo el equipo contratando a Valverde, Beñat y Mikel Rico y firmó una espectacular temporada clasificándose para la Champions. El Athletic logró superar todas las adversidades deportivas y encadenó un ciclo con el liderazgo de Aduriz en el que fue habitual disputar competiciones europeas. Incluso, en 2015 lograron ganar la Supercopa.

Después de Valverde, Ziganda ni Berizzo consiguieron mantener ese nivel y con el equipo en puestos de descenso volvió a aparecer el nombre de Llorente. Coincidió con la campaña electoral a finales de 2018 y la llegada a Ibaigane de Aitor Elizegi. Cada vez que se le cuestionaba al respecto, el actual presidente dejaba la puerta abierta a un posible regreso del delantero, pero no se atrevió a dar el paso.

Los rumores en la prensa eran constantes en enero de 2019. El Athletic recibía al Sevilla en San Mamés en Liga y en el choque copero ante los andaluces unos días antes, Aduriz había caído lesionado. Tampoco estaba disponible Raúl García, y con el equipo en puestos de descenso, a Garitano no le quedó otra que jugársela con Muniain y Williams en punta. El delantero se salió marcando dos goles, cuajando el partido más completo que se le recuerda y acabando con una racha de dos años sin anotar en casa.

Asimismo, la grada coreó el lema «¿Y Llorente qué?» en aquel encuentro y la nueva Junta prefirió desestimar el fichaje. Hasta se puede decir que citar a Llorente sirvió de estímulo para el equipo y el Athletic fue remontando en la clasificación hasta acabar peleando por entrar en Europa en la última jornada.

Ese verano de 2019, Llorente acabó su contrato con el Tottenham y firmaba con el Napoli por dos años a cambio de 2,5 millones netos por temporada. El delantero nacido en Iruñea cumplirá 36 años el próximo mes de febrero y Alkorta dijo que «nunca se sabe» al ser preguntado si volverá a intentar su fichaje en el mercado invernal.

Yeray e Ibai, con el grupo

El primer equipo del Athletic comenzó a preparar el trascendetal partido ante el Levante el lunes y Garitano ha organizado una doble sesión para este martes. El miércoles entrenarán por la tarde y desde el club han anunciado la comparecencia de Balenziaga. El veterano lateral zurdo de Zumarraga apunta a titular para el domingo por la baja de un Yuri, que dio positivo en las pruebas PCR realizadas el viernes pasado.

El que puede regresar al once es también Yeray, fuera del equipo desde la lesión muscular sufrida en el anterior parón. El central ha trabajado esta mañana junto al grupo al igual que Ibai. En el caso del de Santutxu parece complicado que esté en disposición de jugar contra el Levante al no poder completar la pretemporada tras romperse la clavícula. De Marcos, Nolaskoain y Kodro también arrastran distintos problemas físicos.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK

 

Marisol RAMÍREZ / FOKU
Loading player...