Alumnado del colegio Cervantes, en Abando, entona ‘Txoria Txori’ contra el derribo del edificio BAM

Alumnado del colegio público Cervantes de Bilbo, junto al vecindario del barrio de Abando, han realizado esta tarde a la salida de las clases un canto colectivo de ‘Txoria Txori’ para denunciar el derribo de la Escuela de Magisterio (BAM), situada frente al centro escolar, porque impediría poder ventilar adecuadamente las clases, como es preciso debido a la actual emergencia sanitaria.

NAIZ|2020/10/16
Loading player...

El colegio había convocado esta iniciativa para advertir del «riesgo para la salud» del derribo del edificio BAM, debido a que el ruido y el polvo de las obras impediría ventilar las aulas, algo necesario en tiempos de pandemia y emergencia sanitaria.

En un primer momento, la iniciativa se iba a llevar a cabo esta mañana, pero ante la prohibición del Departamento de Educación de no poder llevar a cabo esta iniciativa dentro del horario escolar, se ha decidido convocarlo este mismo viernes fuera del centro, a la salida de las clases.

«Hoy los niños habían salido de sus casas con esa ilusión, pero, apenas unos minutos antes de que comenzara, se ha cancelado. El desconcierto a las puertas de la escuela era absoluto, pero si nos prohíben cantar, cantaremos más fuerte. No al derribo, sí a ventilar, queremos respirar», han advertido desde la AMPA.

Por ello, a partir de las cuatro y media, escolares, padres, madres y docentes del centro, junto a vecinos del barrio de Abando, se han situado junto al colegio público Cervantes y, portando carteles de un pájaro con el pico cerrado por un lazo rojo, han entonado juntos 'Txoria txori'.

Un portavoz de la AMPA ha manifestado que les preocupa que «no se permitan estas reivindicaciones» en el centro porque «coartan la libertad de expresión», pero, sobre todo, les preocupa el derribo inminente de la BAM y la «ausencia de respuesta de las autoridades» ante su petición de que no se autorice y se establezca una moratoria.

Proyecto Obispado-Mutualia

En el terreno que ocupa la BAM, el Obispado, propietario de la parcela, pretende concentrar en un mismo equipamiento los servicios pastorales, socio-caritativos, culturales y educativos que actualmente se ubican en doce lugares diferentes. Además, ha vendido parte de la superficie a Mutualia, que construirá una clínica.

Desde la AMPA, han señalado que tienen constancia que Murias, constructora encargada de la obra, ha pagado los avales, y está en tramitación la licencia para proceder al derribo en el Ayuntamiento de Bilbo.

«No se puede permitir una demolición del edificio en un momento de emergencia sanitaria, en el que están subiendo además los contagios, porque no se podrían ventilar las aulas adecuadamente», han añadido.

Las mismas fuentes han recordado que ahora es el momento de tomar decisiones, «no cuando ya esté concedida la licencia» y han indicado que se han dirigido, vía email, en varias ocasiones a la delegación de Educación, pero sin «obtener respuestas sobre cómo tienen pensado evitar el peligro que supone la demolición para la comunidad escolar».

Turno popular en el Pleno

Además del acto de este viernes, la AMPA del Cervantes ha hecho una solicitud de turno popular para el Pleno municipal de octubre para pedir que se posponga la concesión de la licencia de derribo del edificio del BAM y, en caso de que se hubiera concedido en el momento de celebración de la sesión plenaria, se aplace la autorización del inicio de las obras de demolición.

Asimismo, el próximo martes, 20 de octubre, está convocada una marcha por la plataforma Abando Habitable desde el colegio público Cervantes hasta la sede de Mutualia.

 

Marisol RAMÍREZ / FOKU
Loading player...