Con Aburto de favorito y el PSE de apoyo, EH Bildu aspira a subir, Podemos mantenerse y el PP existir

Las encuestas apuntan a una victoria del PNV en Bilbo y a la reedición del pacto con el PSE para gobernar. En campaña no se han lanzado ninguna crítica. EH Bildu aspira a mejorar los resultados con la candidatura que lidera Jone Goirizelaia, Podemos trata de ser la referencia principal compitiendo con las listas de Ganemos y el PP intentar esquivar la debacle.

Manex ALTUNA|25/05/2019 13:12
Aburtogil
Aburto y Gil en 2015 tras alcanzar la alcaldía con el acuerdo entre PNV y PSE. (Marisol RAMIREZ / FOKU)

El PNV es el favorito en todas las encuestas para lograr la mayoría de ediles en Bilbo. Una de las principales incógnitas será ver si es capaz de alcanzar la mayoría absoluta en solitario con 15 ediles o necesitará del apoyo del PSE, como en la pasada legislatura. Por si acaso, en campaña todo han sido alabanzas al pacto y defensa de la gestión al frente del Consistorio en los últimos cuatro años.

La mayoría de las encuestas vaticinan que conseguirá 14 ediles -en 2015 logró 13- y el candidato del PSE, Alfonso Gil, también descartaba en la entrevista en GARA la mayoría absoluta jeltzale. Para ello, hacia referencia a las últimas elecciones estatales del 28 de abril. Trasladando los resultados a las municipales, el PNV se quedaría en 11 y el PSE tendría 7.

Gil confía en aprovechar el «efecto de Pedro Sánchez» y colocarse como segunda fuerza en el Ayuntamiento. Asimismo, al inició de campaña contó con un inesperado apoyo por parte de Luis Eguíluz, portavoz del PP durante la última legislatura, que dejó entrever que votará a la candidatura que lidera Gil por las discrepancias con su partido. Está por ver si se cumplen los pronósticos que auguran la debacle del PP, y si PNV o PSE salen beneficiados.

Otra de las cuestiones a resolver será ver si EH Bildu confirma la línea ascendente que marcan las encuestas y hasta dónde llega. Tras lograr cuatro ediles en 2015 y liderar la oposición, aspira a mejorar los resultados con la candidatura que encabeza Jone Goirizelaia. Todas las encuestas han destacado que la abogada es la candidata más conocida y mejor valorada tras el alcalde. Trasladar esas valoraciones a votos será su objetivo y aumentar así el número de ediles soberanistas en el Consistorio.

En Podemos intentarán situarse como única referencia en el espacio político que ocupan después de concurrir en dos candidaturas en 2015 con Udalberri y Goazen. En esta ocasión también participa Goazen, pero las encuestas no les dan posibilidad de conseguir representación y cuentan también con el hándicap de que hay otra candidatura con el nombre de Ganemos.

El PP es el último partido al que los sondeos otorgan representación. La candidata Raquel González ha mantenido un discurso muy agresivo y de ultraderecha con contínuas referencias a la seguridad, inmigrantes y ayudas sociales durante la campaña.

Bizkaia, victoria jeltzale

Al igual que en Bilbo, a nivel de Bizkaia el PNV apunta a ganador. Otra cosa será si Unai Rementeria logra la mayoría absoluta. En 2015 logró 23 junteros y necesitaría 26. Al contrario que en Bilbo, la candidata del PSE Teresa Laespada si ha realizado alguna crítica a la gestión jeltzale, a pesar de haber formado parte del gobierno en la Diputación.

En localidades de Ezkerraldea y, en concreto Barakaldo con Alfredo Retortillo, el PSE ha ido subiendo el tono contra el PNV según transcurría la campaña. El que fuera consejero de Turismo en Lakua ha llegado a criticar que la Diputación en la que su partido gobernaba daba menos dinero a Barakaldo que lo que le correspondía. Habrá que ver qué efecto tiene y si supone alguna ruptura de relaciones como en la localidad fabril, donde a mitad de legislatura rompieron el pacto con los jeltzales.

Por su parte, EH Bildu con Bea Ilardia como candidata principal a Juntas buscará consolidarse como segunda fuerza y mejorar los resultados. La coalición soberanista pugna también con el PNV en localidades importantes de Durangaldea, Lea Artibai o Busturialdea. Además, tratará de retener alcaldías como las de Bermeo, Plentzia o Bakio.

INFOS ASSOCIÉES