Berri-Otxoak acusa al Consistorio de Barakaldo de obstaculizar el acceso a ayudas sociales

La plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak ha acusado al Ayuntamiento de Barakaldo de «obstaculizar» el acceso a ayudas sociales a pesar de la situación de aislamiento por la crisis del Covid-19.

NAIZ|20/03/2020

En un comunicado, la plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak ha reclamado un plan de contingencia y recursos económicos extraordinarios por parte de las instituciones para atender a las familias que sufren precariedad y pobreza y ha denunciado que el Ayuntamiento de Barakaldo «pretende que familias en situación de pobreza gestionen por internet las ayudas sociales».

Berri-Otxoak ha realizado esta denuncia después de que el concejal de Acción Social, Mikel Antizar, haya explicado a los partidos políticos que, «a pesar del aislamiento forzoso decretado por el Gobierno», no va a facilitar ayudas sociales si los solicitantes no aportan toda la documentación, «a pesar de las dificultades que entraña el acceso a la misma tras el cierre de instituciones y establecimientos y la prohibición de circular».

Según ha explicado Berri-Otxoak, el Consistorio«se niega, en este periodo especial, a la aprobación automática provisional de ayudas» porque consideran «peor» adelantar dinero de ayudas a las familias necesitadas y después revisar el cumplimiento de condiciones, que exigir todo tipo de documentación y negar los subsidios, «de tal modo que el Ayuntamiento no tenga en el futuro que exigir devoluciones de dinero su hubiera incumplimientos».

La plataforma contra la exclusión ha puesto además en duda que, como afirman los responsables del Consistorio, se estén atendiendo 40 citas diarias de solicitantes de ayudas sociales. De hecho, según indica Berri-Otxoak, «el Ayuntamiento debiera reforzar justo en este momento la atención social en persona a las familias más necesitadas, en lugar de recurrir a complicadas gestiones por medio de internet, cuando parte de los solicitantes no disponen de recursos para este tipo de tecnología».

En ese sentido, ha recordado que en los servicios sociales municipales «había concertadas citas, antes del decreto de confinamiento, hasta la primera semana de julio».

«Atención en persona».

«El equipo de Gobierno tiene la obligación de ofrecer una vida digna y condiciones de supervivencia a los centenares de familias barakaldesas que vivían hasta ahora gracias a las ayudas sociales, servicios caritativos o Banco de Alimentos. Para ello, debe proporcionar una atención en persona, pero siempre garantizando la seguridad y salud de las trabajadoras sociales, que llevan años de precariedad laboral e insuficiencia de recursos», han demando desde el colectivo.

La plataforma ha exigido «facilitar la tramitación» de los subsidios sociales, «de tal manera que se produzca una aprobación automática provisional de todas las solicitudes de ayudas, que se podrán revisar y verificar una vez superada la crisis sanitaria y económica motivada por la gestión de la pandemia del coronavirus».

Berri-Otxoak ha demandado también un «plan de contingencia y recursos económicos extraordinarios por parte de los servicios sociales del Ayuntamiento así como por la Diputación y por el Gobierno Vasco para que quienes sufren precariedad y pobreza no sufran el doble castigo de padecer el miedo al contagio del coronavirus y sufrir un empeoramiento de sus condiciones sociales y económicas por la pandemia».