Los resultados de final de curso del Athletic dejan tocado a Garitano y a la dirección deportiva de Alkorta

Las derrotas en el tramo final de Liga del Athletic, que se ha quedado sin opciones de luchar por Europa, exigen analizar lo ocurrido para preparar el próximo curso. La eliminación en primera ronda de las fases de ascenso de Bilbao Athletic y Basconia también ha dejado un sabor amargo en el balance de la temporada.

Manex ALTUNA|20/07/2020
Gari2_alkotta
Garitano con Alkorta y Elizegi tras la renovación acordada la temporada pasada. (Marisol RAMIREZ / FOKU)

El Athletic ha cerrado la temporada «de la peor manera posible» como admitía Gaizka Garitano tras el varapalo sufrido en la última jornada en Granada (4-0). Las dos derrotas finales, tres consecutivas en San Mamés y cuatro en los últimos cinco partidos de Liga, han causado una enorme decepción entre los aficionados rojiblancos.

La figura que más tocada ha quedado en este tramo final ha sido la del entrenador. Su apuesta por un bloque titular de confianza, con apenas rotaciones, ha dejado fundido al equipo en el aspecto físico y sicológico. Garitano defiende que los datos que recogen tras los partidos dicen que se encuentran mejor que los rivales. Así será, pero más allá de eso, la falta de frescura que han transmitido algunos jugadores ha sido evidente.

Iñaki Williams, que no ha conseguido marcar ningún gol después del parón por el coronavirus, es uno de los ejemplos. Su principal virtud es la velocidad y en el último partido contra el Leganés en San Mamés se vio que no conseguía escapar de los rivales. Yuri, Yeray, Capa y Muniain también han jugado partidos estando tocados en los días previos y no han podido ofrecer su mejor versión.

Lo ocurrido en Granada con Vesga llama también la atención. El gasteiztarra fue sustituido antes del descanso por problemas físicos que pudieron influir en el error garrafal que costó el gol de Soldado. Solo Garitano y los implicados conocen en qué condiciones se encontraban y si ha sido determinante en la debacle final.

La realidad es que han terminado en la undécima posición en Liga, con 51 puntos -dos menos que el año pasado-. Por delante suyo han acabado equipos recién ascendidos como Osasuna y, sobre todo Granada, que se ha metido en la Europa League con un presupuesto mucho más bajo.

Reconociendo el buen trabajo en el campo y en los despachos de estos equipos, en el Athletic no se pueden quedar en escusas a la hora de analizar lo ocurrido y preparar la próxima campaña. La «falta de potencial ofensivo» utilizado por Garitano, o el jugar sin el apoyo de aficionados en San Mamés al que recurrió Elizegi, son una parte de las explicaciones en las que deberán profundizar. Es cierto que el Athletic es el equipo que menos goles ha marcado con 41 entre los conjuntos de la parte de arriba, pero más allá de ese dato está el por qué y cómo se soluciona.

Y es que Raúl García ha sido el quinto mejor goleador del campeonato con 15 tantos y lo que le han faltado son acompañantes. Tanto Williams como Muniain o las aportaciones de los defensas y centrocampistas. Capa y Yuri sí que lo han hecho desde los laterales.

Con el mensaje del entrenador también se tralada una visión pesimista a medio plazo ya que en el mercado de fichajes no existe la posibilidad de fichar a figuras contrastadas para reforzar el ataque. El único es Fernando Llorente, que tiene ya 35 años y su incorporación generaría un conflicto con la grada.

Al Athletic no le queda otra que, asumiendo las dificultades, centrarse en encontrar soluciones en la plantilla que tiene y en los jugadores de la cantera. Y para ello hace falta paciencia, confianza y una apuesta decidida no exenta de ambición y que evite el conformismo. La clasificación para la final de Copa no puede ocultar las carencias que se vislumbran.

Dudas en la apuesta por la cantera y el femenino

Desde la dirección deportiva del Athletic que encabezan Rafa Alkorta y Andoni Ayarza se ha destacado que el objetivo en Lezama es competir consiguiendo resultados y a la vez formar a los canteranos. Es una obviedad que no admite discusión, pero que si se repara en los resultados finales no ha funcionado al priorizar el resultado. Bilbao Athletic y Basconia han caído eliminados en la primera eliminatoria de las fases de ascenso cuando desde el club se han volcado en ello.

Admitiendo que en el deporte el rival también juega, y es complicado superar con jugadores en edad de formación a plantillas confeccionadas para subir de categoría, hay detalles que revelan el fracaso deportivo. Esta temporada han sido más numerosos que nunca los jugadores que han repetido en Bilbao Athletic y Basconia.

A esto hay que añadir que dos jugadores como Nico Serrano y Nico Williams, que destacaban muy por encima de rivales y compañeros, han pasado toda la temporada en el juvenil cuando deberían haber dado un salto a categorías mayores para crecer como futbolistas como demuestra el hecho de que el próximo curso estarán en el filial. Serrano ya ha debutado en la fase de ascenso y el pequeño de los Williams fue titular con el Basconia.

Por comentar también el caso de Oihan Sancet. El navarro estaba siendo titular con el primer equipo en los últimos partidos. Garitano aseguraba que en Granada se jugaban mucho económicamente, pero se fue a jugar con el filial y perdieron. Otra duda que se plantea sobre este jugador es si su posición ideal es la de media punta, como se empeña en ubicarle Garitano, o retrasarle a un puesto en el medio campo o de interior.

Especial atención merece también la marcha de varias futbolistas en el equipo femenino. El Athletic ha apoyado la firma del convenio colectivo y el año anterior profesionalizó el segundo equipo. La directiva se mostró encantada con el éxito cosechado llenando San Mamés en el partido ante el Atlético de Madrid nada más llegar. Esta última temporada también ha disputado varios encuentros con menos público en las gradas.

En contraste con eso, la Junta guarda silencio tras las salidas de Maite Oroz y Damaris Egurrola sin olvidar que Amaiur Sarriegi ha preferido fichar por la Real en vez de seguir en el Athletic. Teniendo en cuenta que son las propias jugadoras las que toman las decisiones con todo su derecho, el club como institución debería valorar y transmitir a la afición qué es lo que ha ocurrido y que respuestas plantean ante la nueva coyuntura que se presenta en el fútbol femenino.

La Junta Directiva de Aitor Elizegi está gestionando el club gracias a las inercias del pasado en el apartado económico. No han realizado ninguna inversión ni han tomado ninguna iniciativa en modo de fichajes que pueda poner en riesgo la viabilidad del Athletic. La salud económica heredada es envidiable con un fondo de provisiones de 116 millones de euros, pesea a las pérdidas que dejará el coronavirus.

Por ahora su mandato se está limitando a cambios de personal en distintas áreas como el departamento de comunicación o Lezama. Es cierto que pueden pasar a la historia con la Copa, pero el Athletic afronta retos inmediatos a los que tiene que ir encontrando respuestas y anticipándose antes de que se le haga tarde.

NOTICIAS RELACIONADAS

 

Marisol RAMÍREZ / FOKU
Loading player...