ELA critica que las paradas intermedias para mujeres se utilizan como «marketing»

El sindicato ELA ha denunciado que la implantación de las paradas a demanda para mujeres en autobuses públicos se ha realizado sin contar con los trabajadores que van a dar este servicio poniendo en riesgo los beneficios del mismo. LAB también alertó a finales de junio de esta situación.

NAIZ|2018/07/27 09:40
Bilbobus
Autobús urbano por Bilbo. (@Bilbobus)

El sindicato ELA critica en un comunicado que «en los ultimos meses asistirmos con asombro a una campaña propagandistica por parte del Ayuntamiento de Bilbao al que ahora se suma como medida estrella la Diputación Foral de Bizkaia, responsable del servicio de Bizkaibus» con la implantación de las paradas intermedias para evitar agresiones a mujeres.

Desde ELA aseguran que «se aplauden todas las medidas que doten de un mejor servicio a los usuarios del trasporte publico y fomenten el uso del mismo», pero «queremos denunciar que las empresas gestoras de este servicio publico, del que es responsable el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia, no han notificado a los Comites de Empresa esta modificación de condiciones en la prestación del servicio y lo que es más grave aún,no se les ha tenido en cuenta para la mejor organización de la parada a demanda, que presta servicio a más de 30 millones de pasajeros/as».

«No es de recibo que se instale un servicio sin valorar cuestiones como el punto de parada y lo generado en relación a la petición de parada, las afecciones en los tiempos de recorrido, las posibles situaciones generadas si otros pasajeros quieren hacer uso del mismo y un largo etc de variables que deben ser minuciosamente estudiados y más si hablamos de seguridad fomentar el uso del trasporte publico y de dotar con el mismo de un plus de seguridad a las viajeras que hacen uso del mismo al desplazarse hasta su destino», señala ELA en la nota de prensa.

Para el sindicato «este servicio debe ser planficado para que el trasporte publico ofrecido por Bilbobus y Bizkaibus sea atractivo para las viajeras y no quedarse en un titular que por falta de planficación quede en deshus»o.

ELA denuncia «la actitud tanto de de Bilbobus, y recientemente la Diputación de Bizkaia por el uso meramente propagandistico que hacen de un asunto tan delicado como es la seguridad dentro de un servicio publico que se lleva más de 400 millones de euros anuales».

Antes de la implantación de la medida el 1 de julio, el sindicato LAB también criticó que no se había contado con las trabajadores y pidió un aplazamiento.